Estimados hermanos:

Nos dirigimos a vosotros con la esperanza de que, en estos momentos de dificultad, la salud acompañe a vuestros seres queridos y a vosotros mismos, como lo hace la Fe cada día de nuestras vidas.

Ahora más que nunca, los cofrades debemos dar ejemplo y cuidar de todas esas personas que, por circunstancias, se encuentran solas, desatendidas, enfermas, para que no decaigan sus fuerzas. Y por supuesto, cuidar también de los que nos cuidan, y los que cada día salen a trabajar para que, el estado de confinamiento en el que nos encontramos, sea más llevadero. Pidamos por todos ellos en nuestras oraciones, por sus familias y por todos nosotros.

Son muchas las noticias que nos llegan en las últimas semanas,
incertidumbre, enfermedad. Pero ahora más que nunca debemos confiar en los profesionales y en las autoridades. Juntos somos capaces de grandes cosas, también de vencer esta pandemia. Y así, cumpliendo con lo dispuesto por el Gobierno de la Nación, nuestras dependencias permanecerán cerradas hasta que se levante el estado de alarma.

Y el día que superemos la pandemia, volverá a ser Domingo de Ramos, y miraremos al cielo convertidos en mejores personas, y no hará falta ni incienso, ni túnicas color marrón franciscano, bastará con abrazar a nuestros hermanos y celebrar con Dios que vencimos. Todos.

Que Nuestro Padre Jesús de la Soledad y María Santísima del Dulce Nombre nos guíen y protejan siempre.

Todo saldrá bien.
Quédate en casa.

Málaga, 26 de marzo de 2020

Carlos A. Galiana González
Hermano Mayor

Málaga

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×